Programa de Voluntariado Internacional: la experiencia de Séverine y Stéphanie

Somos dos francesas, viviendo en Bruselas (Bélgica), y gustando viajar de manera diferente. Así preferimos descubrir un país gracias al encuentro de su gente (con proyectos de intercambio o de desarrollo por ejemplo), más que a través de sus actividades turísticas.

APRONAD entendió nuestras esperanzas y nos propuso un voluntariado en la Isla Venado, una isla pequeña y aislada en el Golfo de Nicoya, donde la mayor parte de la gente vive de la pesca. Allí, enseñamos computación y francés a los niños del colegio durante dos semanas. El voluntariado era un poco corto según el equipo de enseñanza, pero no había otra opción para nosotras.

En este tiempo, pudimos despertar el interés de los alumnos al francés y enseñarles las bases de PowerPoint, lo que no está nada mal. Todos los alumnos que siguieron las clases de computación lograron crear su propia presentación y presentarla enfrente de la clase. Eso fue una gran satisfacción para nosotras y para ellos, que pudieron ser activos en clase, ser actores de su educación. Parece que les gusta mucho esa manera de aprender!

Y al fin, si bien no es suficiente, dos semanas nos permitieron también crear amistades! Desde un punto de vista personal, la experiencia fue inolvidable gracias a la amabilidad, la gran generosidad de corazón y la alegría de vivir de los habitantes y de los alumnos. Esperamos que nuestra aventura, nuestros comentarios y este intercambio sean útiles para la comunidad. Su desarrollo sostenible es todo lo que les deseamos!

Séverine y Stéphanie