Reciclaje y Libre Comercio entre Panamá y Costa Rica

Reciclaje

El 8 de junio de 1973, Costa Rica y Panamá formalizaron el “Tratado de Libre Comercio y de Intercambio Preferencial entre las Repúblicas de Costa Rica y Panamá”. De acuerdo con el Artículo 3 de este Tratado, “Las mercancías que se intercambien bajo el régimen de libre comercio quedarán exentas del pago de derechos de importación y exportación”.

El Reglamento al Tratado indica en su Artículo 8° que “se consideran productos naturales originarios de cada una de las Partes Signatarias:

a) Los productos extraídos de su atmósfera, suelo, subsuelo o plataforma continental
b) Los productos agrícolas cultivados o cosechados en cualquiera de ellos
c) Los animales nacidos o criados en dichos países
d) Los productos obtenidos de los animales a que se refiere el literal anterior
e) Los productos obtenidos de la caza y de la pesca que se hubiere efectuado dentro de sus respectivos territorios
f) Los productos del mar extraídos desde naves propiedad o al servicio de cualquiera de los Estados Signatarios o de personas naturales o jurídicas nacionales de los mismos
g) Los productos elaborados a bordo de naves-fábrica, a partir de los productos mencionados en el literal anterior, siempre que dichas naves sean de propiedad o se encuentren al servicio de los Estados Contratantes o de personas naturales o jurídicas nacionales de los mismos
h) Los artículos inutilizados y nacionalizados que sólo sirvan por la recuperación de sus materias primas, siempre que hayan sido usados dentro del territorio de Países Signatarios
i) Los subproductos, desechos, desperdicios resultantes de operaciones manufactureras efectuadas en el territorio de los Países Contratante”.

Las posibilidades de aprovechar este instrumento de libre comercio entre Costa Rica y Panama son muchas, en torno a los materiales reciclables, por las características asimétricas entre ambas economías. Efectivamente, mientras Panamá es un gran productor de residuos, muchos de ellos reciclables, Costa Rica en cambio es fuerte consumidor de este tipo de materiales.

Es importante indicar que Panamá se estructura a “grosso modo” en tres areas de desarrollo:
a) El eje transistmico Panamá–Colón, de economía terciaria muy conocida con el Canal como elemento articulador (85% del PIB)
b) El “interior” del país que incluye las Provincias Centrales (Los Santos, Herrera,Veraguas y Cocle), y el Este (Darien y Bocas del Toro). Estas áreas están mayormente vinculadas al mercado interno, tienen una base agropecuaria con incipiente desarrollo turístico y minero
c) El Panamá “profundo” de las comunidades indígenas y campesinas en situación de extrema pobreza (Darien, Veraguas, Chiriqui y Bocas del Toro).

La alta dependencia de las importaciones y la raquítica estructura industrial y agroindustrial de la economía panameña genera dos situaciones: por una parte, comparativamente una elevada producción de resiudos (aproximadamente 1 kg./hab./día), muchos de ellos reciclables; y por otra, la carencia de un mercado interno, por lo cual los materiales recuperados se destinan casi en su totalidad al mercado internacional.

Por otra parte, Costa Rica –con un importante desarrollo manufacturero y agroindustrial– se convierte en un excelente mercado para los materiales reciclables panameños. Considerando, además, que están incluídos en la lista del Tratado de Libre Comercio entre ambos países.

El problema consiste en que la recuperación y recoleccion de los materiales reciclables en Panamá todavía carece de una adecuada organización empresarial. Una posibilidad es crear empresas tico–panameñas para organizar la recolección de tales materiales y su exportacion a Costa Rica.

Sobre el Autor: Francisco Rivas

Francisco RIVAS // Asesor Ejecutivo APRONAD Costa Rica desde 2006 // Historiador y consultor ambiental radicado en Panamá, Director Ejecutivo de APRONAD Panamá. En los últimos 15 años ha colaborado en la prestación de asistencia a ONGs, instituciones gubernamentales, comunidades y Agencias de Cooperación Internacional en el diseño y ejecución de proyectos en ecoturismo, gestión sostenible de residuos sólidos y comunicación ambiental.