Del trabajo al hogar, el poder de la sustentabilidad

RSE

El éxito de un programa de RSE depende de varios factores que influencian notablemente la consecución de resultados y objetivos. Pero muchos expertos coinciden en señalar que si no se cuenta con el convencimiento, y por ende predisposición del personal de la empresa involucrado, los resultados tenderán a ser a lo sumo moderados. Asimismo, cuando las metas se logran, por lo general los empleados tienden a adoptar prácticas sustentables en sus propios hogares involucrando a sus propias familias, una situación que no siempre es tomada en cuenta al analizar el impacto de este tipo de iniciativas.

En este contexto, el último estudio de Gibbs & Soell Sense & Sustainability reportó que casi el 75% de los empleados adultos estadounidenses que toman parte en actividades social y ambientalmente responsables en su trabajo, declararon tener una mayor predisposición para implementar opciones “verdes” en sus propios hogares. Este hallazgo contradice en parte el mito de que a los trabajadores dependientes norteamericanos no les interesa el medio ambiente, por el contrario, las cifras indican que casi el mismo porcentaje (73%) anhela que sus propias empresas se comprometan en adoptar prácticas sustentables en sus actividades de negocios. Además, casi 3 sobre 4 entrevistados expresaron interés en aprender que están haciendo las empresas en términos de sustentabilidad o RSE.

Esta interesante investigación hecha por tierra muchos prejuicios respecto al impacto real que tiene en la vida de los empleados la posibilidad de participar en actividades sustentables o socialmente responsables. Hoy sabemos con certeza que cualquier acción voluntaria que refuerce el vínculo de una empresa a través de su personal con la comunidad, se reflejará necesariamente en el carácter de quiénes participan. Sentimientos como orgullo y satisfacción son muy comunes en los reportes finales de evaluación de resultados. Por ello es absolutamente lógico que un exitoso programa ambiental corporativo, por ejemplo, trascienda los límites del lugar de trabajo y se manifiesten también en el hogar. Sin embargo este hecho no siempre se tiene en cuenta.

En la misma línea, otros puntos destacables del informe revelaron que casi el 70% del total de los participantes del estudio manifestó desconocer las prácticas sustentables de su empresa y quién o quiénes eran los responsables de dirigir esta área en la organización. Curiosamente, el 75% de los empleados declaró tener más predisposición por comprar productos o servicios de una compañía que realice esfuerzos para adoptar prácticas ambientales responsables. Estas cifras demuestran que a menudo, el desconocimiento tiende a ser estructural (fallas en la propia organización) y no localizado (personal), por lo que la indiferencia “verde” persiste al margen de la buena predisposición de los empleados. Esto sucede sobre todo en empresas que se encuentran en desarrollo o en etapas iniciales de implementación sustentable.

Crear compromisos duraderos con los empleados es una tarea difícil pero muy necesaria para la empresa. Detectar fallas en la comunicación interna (y externa) puede significar el éxito o fracaso de un programa sustentable. ¿Cuantas iniciativas interesantes y exitosas han sido ignoradas por la comunidad y el personal al no contar con una adecuada divulgación? Cuanta razón tienen aquellos profesionales del sector que enfatizan en aceitar adecuadamente los mecanismos de comunicación en los albores mismos de un proyecto.

Este tipo de investigaciones sirve no solo para desmitificar sino para reconfirmar que cuando se logra involucrar al personal en la práctica de actividades sustentables, los beneficios pueden superar ampliamente los objetivos trazados por la empresa. Por este motivo es sumamente importante tomar en consideración las necesidades extra laborales de los empleados, sus inquietudes y sus motivaciones, al momento de diseñar un programa de RSE. Al fin y al cabo, el verdadero éxito de un programa sustentable radica en la fortaleza de sus pilares: compromiso, responsabilidad, acción. A tomar nota.

Sobre el Autor: Pablo Fernández S.

Pablo FERNANDEZ S. // Asesor Ejecutivo en Sustentabilidad APRONAD Costa Rica desde 2012 // Biólogo, coordinador y responsable del área de RSE y sustentabilidad, experto en prácticas de desarrollo, responsabilidad social y dirección de proyectos. Impulsor de programas de desarrollo sostenible, conservación y protección del recurso hídrico. Coordinador de alianzas y proyección internacional.