¿Cuál será el resultado final?

Desmonte

Nuestro país sigue dando muestras de no aprender de sus errores. Durante décadas los desastres ambientales en Costa Rica han ocurridos constantemente sin que exista una reacción de peso por parte las autoridades ambientales, debido a diversos factores como por ejemplo el hecho de que las leyes costarricenses y el accionar de los gobernantes no hayan estado a la altura para reaccionar rápidamente y eficazmente ante los desafortunados inconvenientes en los que el país se ha visto envuelto en los últimos tiempos.

Son muchos los datos que van mostrando el declive ambiental de Costa Rica. De acuerdo con el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA) costarricense, para el primer semestre del año anterior se abrieron mas de 250 casos, de los cuales 33% de las denuncias afectaban áreas protegidas, para un total de 83 denuncias. Estos datos nos están mostrando la pasividad que existe en el país ante el irrespeto a las áreas protegidas como ríos, quebradas y nacientes solo durante el primer semestre del 2011, zonas que deberían ser resguardadas y defendidas con nuestro último aliento.

Lo anterior es un ejemplo del gran porcentaje de las personas físicas, empresas y desarrolladores de proyectos que no cumplen con la normativa ambiental vigente en el país, correspondiente a la Ley Forestal 7575 y a la Ley de Aguas 276, representando un peligro para el equilibrio ecológico de las cuencas hidrográficas y los cuerpos de agua nacionales, así como su flora, su fauna y la salud humana que depende de la buena condición de este recurso.

Por otro lado, de acuerdo con el TAA existe una fuerte invasión de los humedales y el mal manejo de aguas residuales ha ido en incremento. Esto demuestra una serie de problemas, pues entre ambos suman 54 denuncias en lo que va del año, representando un 20% de los casos totales para el 2011; números que nos deberían asustar por su continuo incremento sin perspectivas de disminución. Las cifras anteriores solo dan pistas de lo que está pasando en Costa Rica con las fuentes más importantes de recursos hídricos. Las fuentes hídricas y los cuerpos de agua son los recursos naturales que más se están afectando en el país, pues más del 50% de los casos denunciados ante el TAA en el año 2011 corresponden a daños en las áreas de protección de ríos, quebradas y nacientes, afectación de humedales y al mal manejo de aguas residuales, las cuales por lo general desfogan también en ríos y quebradas produciendo contaminación. El resto de casos denunciados corresponden a mal manejo de residuos sólidos, contaminación atmosférica, contaminación sónica, extracción de materiales, afectación de vida silvestre e invasión a la zona marítimo terrestre, entre otros.

Todos estos casos abiertos por el TAA sumado al desastre ambiental provocado por la construcción de la trocha fronteriza, dejan al descubierto que la realidad ambiental del país no es la que generalemente se muestra internacionalmente. Pese a esfuerzos del El Tribunal para sancionar a los responsables esto todavía no ha ocurrido y la exigencia del plan de mitigación, reparación y compensación que, luego de encontrar “tala injustificada en la trocha”, extracción y explotación de materiales y posible corta y venta de árboles vedados (como el almendro), parece irrisorio frente al daño irreparable.

Respecto al desastre ambiental de la trocha fronteriza, el Tribunal Ambiental ha manifestado mediante su informe técnico que “La corta de árboles a orillas de la trocha no fue racional, limitada ni proporcional para los fines del camino; todo lo contrario, en algunos sectores se internaron con equipos pesados a extraer madera principalmente de almendro y otras especies valiosas”. Según ese mismo documento, en un sector entre Tiricias y el río Infiernillo, la apertura para la construcción de la trocha es de ocho metros más del ancho del camino, lo que ha causado la pérdida irreparable de especies animales, y especies de madera que no serán recuperados sino hasta después de muchísimos años. La pregunta que el país debe hacerse es ¿cual será el resultado final de tantas violaciones a las zonas protegidas del país y en general, del medio ambiente?.

Aunque existen penas de hasta tres años a quien invada las áreas de conservación y las vedas forestales declaradas, parece que no es suficiente. Al parecer los recursos con los que cuenta el TAA son limitados para realizar una investigación rápida y exhaustiva para sancionar a los que incumplen con las normativa ambiental. Por ello, debemos ser más exigente con nuestro gobierno para tome cartas en el asunto. La realidad cotidiana respecto a lo que esta sucediendo con el medio ambiente en Costa Rica es algo que nos debe preocupar a todos, al fin y al cabo está en juego el futuro ambiental de nuestro país y nuestro aporte en biodiversidad al planeta.

Sobre el Autor: Federico Carrera

Federico CARRERA // Asesor Ejecutivo en Prácticas de Desarrollo APRONAD Costa Rica desde 2012 // Abogado, coordinador y director de proyectos, consultor legal, especialista en constitución legal de organizaciones, comercio justo y turismo rural. Impulsor de programas de reciclaje, ecoturismo, asesoramiento de asociaciones civiles y uso de energías alternativas en comunidades rurales costarricenses.